EL ORO DE CORDOBA: EL ACEITE D.O. BAENA

Andalucía es sin lugar a dudas una tierra donde los olivares marcan su paisaje con más de un millón y medio de hectáreas dedicadas al olivo y donde se hacen algunos de los mejores aceites de oliva virgen extra del mundo.

Del aceite de oliva virgen extra andaluz se puede hablar largo y tendido; sus técnicas artesanales de producción, sus beneficios, sus aplicaciones en la gastronomía, etc. No obstante, en esta ocasión nos vamos a centrar concretamente en el aceite de oliva producido en la provincia de Córdoba.

Córdoba es una provincia que cuenta con gran cantidad de olivares y, por ende, es una provincia gran productora de aceite de oliva y cuenta con cuatro denominaciones de origen del aceite de las veintiséis que hay en toda España.

Una de estas cuatro denominaciones de origen cordobesas es la D.O. Baena que comprende las áreas de Baena, Doña Mencía, Luque, Castro del Río, Cabra y Nueva Carteya. Esta denominación de origen utiliza diferentes variedades de aceitunas como Chorrúa, Hojiblanca, Picual, Lechin o Pajarero aunque las que más se usa es la Picuda. Se suelen obtener anualmente unos

dos millones de kilos de aceite de oliva virgen extra. En 2015 el consejo Oleico Internacional incluyó el aceite Morellana en el top ten del ranking de los mejores aceites de oliva del mundo. Este aceite producido en los municipios de Luque y Baena consiguió el séptimo mejor puesto del mundo (y quinto en Andalucía) gracias a un moderno sistema ecológico que no produce alpechín. Este aceite cuenta con una producción limitada a ocho mil botellas anuales.

Las otras tres denominaciones de origen del aceite de oliva que se encuentran en Córdoba son D.O. Priego de Córdoba, D.O. Montoro-Adamuz y D.O. Lucena. Las dos últimas se encuentran en el norte y en el sur de Córdoba respectivamente.

Córdoba es sin duda un destino recomendable si se quiere disfrutar de una gran gastronomía y de un aceite de diez.

WhatsApp chat