COMO DISTINGUIR LA CALIDAD DE UN ACEITE

El aceite de oliva virgen extra es el aceite más saludable que se puede encontrar en el mercado ya que en su proceso de elaboración se seleccionan los mejores frutos y prácticamente no sufren ningún proceso de transformación del producto.

Existen unas pautas que podemos seguir para distinguir un buen aceite de uno que no lo es.

Lo primero que vemos al comprar un aceite es su etiquetado. Aquí podremos comprobar si se trata de un aceite de oliva virgen extra identificando varios elementos. Por un lado su acidez que no debe ser superior al 0,8% para que el sabor y el aroma del aceite no se vea alterado. Por otro lado la temperatura a la que ha sido prensada la aceituna que ha de ser inferior a 27 grados centígrados. Y por último, podremos comprobar cuál es el productor de este aceite de oliva virgen extra.

Otro factor que nos puede indicar si un aceite de oliva es virgen extra es su precio. Al ser un aceite de mucha calidad su precio es más elevado que el de otro tipo de aceites por lo que un precio demasiado barato puede ser un indicativo de que ese aceite de oliva no es virgen extra.

Una vez que hemos comprobado el etiquetado y el precio procederemos a hacer un análisis sensorial haciendo una cata de aceite. En primer lugar, con el olfato tendremos que identificar olores que nos transporten al campo, a la naturaleza y a los olores del árbol y el fruto del que se obtiene el aceite de oliva. Y en segundo lugar, probaremos el aceite y debemos apreciar sabores picantes y amargos. En cuanto al color del aceite, no nos será posible identificar si el aceite es de buena calidad o no por el color ya que este depende de muchos otros factores.

Por último, si el aceite de oliva virgen extra es envasado en el mismo lugar donde se recolecta y se produce el aceite será de más calidad ya que la cadena de conservación de ese aceite de oliva será mejor.

 

 

 

 

WhatsApp chat