5 recetas con aceite de oliva virgen extra

El aceite de oliva virgen extra, conocido también como AOVE, es una de las grasas más saludables que existen, porque es rico en grasas monoinsaturadas; es típico de la dieta mediterránea.  

Este aceite en general, y sobre todo el AOVE, cuenta con muchos beneficios y propiedades maravillosas para la salud, y consumirlo a diario es un hábito que todos deberíamos adquirir. 

Las razones son numerosas: porque mejora la salud intestinal, previene la artritis, favorece la generación de tejido cerebral y membranas celulares, previene ciertos tipos de cánceres y la diabetes tipo II, además de la osteoporosis. Y si se aplica sobre la piel, ayudará a protegerla. 

Por eso, este aceite es maravilloso y también resulta extremadamente bueno para cocinar. Para nosotros no hay nada más corriente que comprar aceite de oliva, así que pongamos manos a la obra. 

  1. Aliño de AOVE, hierbas y limón

Necesitas aceite de oliva virgen extra, perejil picadito, el zumo de un limón, hojas de menta fresca, orégano, ajo, sal y pimienta. 

Has de picar todo muy finamente y mezclarlo en un envase con tapa. Recuerda que la cantidad de aceite es 3 veces más que el limón. 

  1. Lentejas a la jardinera

250 gramos de lentejas, AOVE, 1 puerro, 1 cebolla, 2 zanahorias, 1 rama de apio, 1 calabacín, 100 gramos de calabaza, 1 hoja de laurel, 1 cucharada de pimentón dulce, 1 cta. de comino, 1 patata, ½ litro de agua y sal. 

Pondremos a remojar las lentejas en agua fría durante al menos una hora. En un cazo poner un chorro de AOVE y pochar el puerro y la cebolla cortados en brunoise por dos minutos.  

Agregamos las zanahorias, el calabacín, el apio y la calabaza, todo picado en trozos medianos. Sofreímos hasta que esté tierno, añadimos el pimentón dulce, removemos, y luego incorporamos las lentejas, el laurel, el comino y salpimentamos al gusto. 

Añadimos el agua y la patata cortada en láminas irregulares. Dejamos cocinar a fuego medio hasta que las lentejas estén suaves. 

  1. Crema de puerros y patatas

3 puerros grandes, 1 cebolla, 3 patatas grandes, AOVE, ½ litro de caldo de pollo, 150 ml de leche, queso feta, sal y pimienta. 

Trocear el puerro, la cebolla y las patatas. En una cacerola echamos un buen chorro de aceite y pochamos 10 minutos los primeros, incorporamos las patatas y el caldo de pollo. Dejamos hervir y luego trituramos. 

Aún al fuego, añadimos la leche y salpimentamos. Al servir, ponemos en cada plato trocitos de feta. 

  1. Patatas en salsa verde

Aceite de oliva virgen extra, 1 cebolla, 4 patatas grandes, 2 cdas. de harina, 300 ml de caldo de vegetales, 80 ml de vino blanco, huevo cocido y perejil fresco picadito. 

Troceamos las patatas. En una sartén ponemos aceite y pochamos la cebolla picadita hasta que esté transparente. Añadimos la harina y removemos bien, cocinando un minuto. 

Agregamos el vino y el caldo de vegetales, cocinamos por 5 minutos, incorporamos las patatas y cocinamos 5 minutos más o hasta que estén listas. Por último, añadimos el perejil picado y servimos acompañadas de un huevo cocido cortado a la mitad. 

  1. Smoothie de frutos rojos

600 gramos de frutos rojos, zumo de 2 limones, 250 ml de agua de coco, 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, hielo y azúcar al gusto, o miel. 

Lo que debemos hacer es poner todo en el vaso de la licuadora y triturar por varios minutos. Servimos en vasos altos y adornamos con algunas hojitas de menta. 

Como ves, cualquier receta enriquece su valor nutritivo si le agregamos aceite de oliva. 

 

WhatsApp chat